Dar glucosamina a un perro – Reducir el dolor artrítico

Para apreciar cómo la glucosamina puede ayudar a controlar la osteoartritis en los perros, debemos entender un poco de ciencia.

Cuando un perro tiene osteoartritis, el líquido en sus articulaciones se vuelve más delgado y es menos efectivo para lubricar el movimiento de los huesos. Además, el cartílago al final de los huesos se daña y se erosiona con el tiempo. Ambos cambios provocan dolor y rigidez cuando se mueve.

Los suplementos de glucosamina pueden ayudar a contrarrestar estos cambios y reducir las molestias de la artritis.

¿Qué es la glucosamina?

La glucosamina se considera un nutracéutico. Esto significa que no es un medicamento, sino una sustancia que se administra para proporcionar ingredientes que intervienen en el proceso normal del cuerpo, con la intención específica de mejorar el bienestar de su mascota.

En sus términos más simples, la glucosamina es un azúcar que contiene nitrógeno. Se produce naturalmente en el cuerpo de su perro por la combinación de glucosa y glutamina, un aminoácido. Alimentar a tu perro con una dieta balanceada asegurará que tenga suficiente glutamina y glucosa para producir suficiente glucosamina para sus necesidades.

La glucosamina participa en uno de los primeros pasos en la producción de glicosaminoglicanos y proteoglicanos. Estos dos ingredientes con nombres largos son una parte importante de muchos procesos corporales, pero los dos que nos interesan son su uso en la formación de líquido articular y cartílago.

Se ha sugerido que a medida que envejecemos, la producción de glucosamina del cuerpo se ralentiza. Menos glucosamina significa que se producirán menos glicosaminoglicanos y proteoglicanos, y esto puede tener un efecto adverso en la salud de nuestras articulaciones. Tomar un suplemento de glucosamina puede ayudar a reducir los síntomas de la osteoartritis al proporcionar más “bloques de construcción” para el cartílago y el líquido articular saludables.

Efectos secundarios de la glucosamina

Debido a que la glucosamina ya se produce en el cuerpo, los efectos secundarios son muy poco probables. De hecho, los estudios han informado consistentemente que la glucosamina es segura.
Ha habido algunas sugerencias de que la glucosamina, de hecho, causa problemas de salud, pero debido a que se ha usado durante tantos años, cualquier problema grave ya habría aparecido.

Es importante recordar que se puede tener demasiado de algo bueno. Algunas personas que toman glucosamina para la osteoartritis aumentarán su dosis más allá de los niveles recomendados porque no han visto una mejoría suficiente en sus síntomas. Si haces esto con tu perro, es posible que notes algunos vómitos y diarrea. Estos no son graves y generalmente se resuelven con una dosis más baja de glucosamina y un tratamiento sintomático.

Hay tres situaciones en las que es posible que deba tener cuidado si le está dando glucosamina a su perro.

  • animales diabéticos. La glucosamina puede tener un efecto sobre los niveles de azúcar en la sangre y sobre cómo funciona la insulina en el cuerpo de su mascota, pero este efecto es muy pequeño. En animales normales, no hay razón para preocuparse por esto e incluso en mascotas diabéticas, no es significativo. Si su mascota tiene diabetes, simplemente infórmele a su veterinario que le está dando un suplemento de glucosamina; es muy poco probable que haga alguna diferencia en su tratamiento, pero es una buena idea tenerlo en su registro.
  • Perros con trastornos hemorrágicos. Las altas dosis de glucosamina administradas por inyección o por vía oral pueden afectar a los animales que ya tienen un problema con la coagulación de la sangre. Nuevamente, no es un problema en absoluto en las mascotas normales.
  • Perros con alergias al pescado. Muchos productos de glucosamina están hechos de quitina, una sustancia en las conchas de las criaturas marinas. Si su perro tiene sensibilidad a los productos de pescado, podría causar una reacción. Las alergias alimentarias en los perros tienden a manifestarse como inflamación y picazón en las patas, la piel y las orejas y, si ocurre, puede suspender la glucosamina y, si es necesario, llevarlo al veterinario para que le trate la picazón.
  • Conclusión

    La glucosamina tendrá un efecto positivo sobre los síntomas de la osteoartritis en las mascotas. Los resultados no son inmediatos y pueden pasar algunas semanas antes de que vea alguna mejora en el nivel de comodidad de su mascota. La respuesta también varía entre los individuos. Los síntomas de su mascota pueden mejorar significativamente o puede permanecer igual. Incluso si la glucosamina por sí sola no le da los resultados que busca, puede usarse junto con otros tratamientos para la osteoartritis. Puede permitirle reducir la dosis de cualquier medicamento que le esté dando, lo que puede disminuir la posibilidad de efectos secundarios. Dado que es muy seguro, y debería poder encontrar un producto que no perjudique su presupuesto, vale la pena probarlo en cualquier perro que sufra de dolor en las articulaciones y artritis.

    Deja un comentario