Aliento de perro: ¿el aliento de tu perro huele mal?

Después de años de resistencia, finalmente sucumbí a la presión y me uní al culto de Pilates. Hasta ahora, no he podido atraer a mi esposo para que se una a mí en la búsqueda de músculos más delgados y más largos y una sensación de empoderamiento, pero los perros están dispuestos a ser parte de esta actividad de cualquier manera posible.

Me doy cuenta de que cuanto más tiempo paso postrado en el suelo con los perros turnándose sobre mi cabeza y jadeando, más me encuentro contemplando la antigua pregunta:

“¿Por qué el aliento de mi perro huele tan mal?”

Hay momentos en que la respuesta a esta pregunta es obvia, como cuando Tia, mi cruz de pastor australiano, ha estado cenando en la mezcla heterogénea que yo llamo la caja de arena para gatos. Sin embargo, hay muchas ocasiones en las que no han consumido “sobras” de gato que su aliento aún puede convertirlo en el tipo de cita a la que no le das un beso de buenas noches.

La causa más común del aliento del perro es la enfermedad periodontal. A las pocas horas de cepillar los dientes de nuestras mascotas, las bacterias se instalan en sus bocas. Esta capa bacteriana eventualmente se mineraliza en sarro. Si no se trata, esto puede convertirse en una infección de las encías y eventualmente extenderse a los huesos de la boca. Su veterinario puede diagnosticar la enfermedad periodontal y puede prescribir una limpieza dental bajo anestesia, cepillado de dientes, enjuagues bucales o antibióticos en algunos casos.

Otros tipos de infección también pueden hacer que el aliento de su mascota sea menos agradable. Los perros con infección en los senos paranasales o en el tracto respiratorio superior, ya sea por virus, bacterias, material extraño (como semillas de pasto) o incluso cáncer, pueden presentar aliento fétido. Los perros con labios más grandes que la boca, como los grandes daneses, los cocker spaniel o los bulldogs, pueden desarrollar una infección en la piel de los pliegues de los labios.

Hay algunas enfermedades que afectan a todo el cuerpo de un animal que pueden cambiar el aliento de su mascota. La diabetes o la enfermedad renal, por ejemplo, pueden manifestarse como cambios en el aliento de su mascota. Algunas enfermedades autoinmunes también se presentan con síntomas similares. Su veterinario puede requerir análisis de sangre y/u orina para confirmar estos diagnósticos. Un trauma en la boca puede permitir la invasión de bacterias, lo que resulta en halitosis. Las causas comunes de trauma oral son fracturas orales, exposición accidental a agentes cáusticos, materiales extraños y quemaduras (generalmente causadas por masticar cables eléctricos)

No hace falta ser un científico espacial para diagnosticar la halitosis. Cualquier persona con un buen sentido del olfato puede aislar rápidamente los olores desagradables que emanan de la boca de su mascota. Es necesario un examen veterinario para aclarar las causas subyacentes del mal aliento. Con un historial médico completo, un examen y posiblemente análisis de sangre u orina, su veterinario debería poder diagnosticar y hacer recomendaciones sobre cómo puede tratar a su mascota y evitar más “vergüenza social”.

Artículo suministrado por: Dr. Jocelyn Fredlund

Deja un comentario